jueves, 27 de febrero de 2014

Relato II: Enfermedad y traición

Mi ingreso a las 6:15 de la madrugada causó estragos en todo el hospital.
La luz y el olor a limpio era lo que más destacaba allí. Abrí  las ventanas para respirar oxígeno. Lo  necesitaba para aliviar el pequeño mareo que me perseguía hace unos meses.

-Marcus no vendrá hasta las 9 señorita Adela, y yo debo salir urgentemente, mi mujer me necesita. Mañana sin más dilación le haremos el Tac-me dijo el Dr. Rovira.
Aproveché para leer Los Renglones Torcidos de Dios, que hacia tiempo que lo tenía abandonado.

Todo daba vueltas a mi alrededor, aún tenía pequeños resquicios de la aterradora pesadilla que acababa de sufrir la noche pasada. En mi cabeza palpitan sin cesar las imágenes una y otra vez de las enfermeras, una cogiéndome del brazo y la otra inyectándome algún calmante.

-Srta Adela, me han dicho que despertó de una enorme pesadilla, llena de sudor y gritando, ¿Se encuentra bien? ¿Quiere que dejemos el tac para mañana?- Oh no Dr Rovira! Estoy pletórica, solamente tengo un leve mareo que está remitiendo ya…

Aún resuena en mi interior las palabras del doctor cuando me dio su comunicado de que, tendría que estar ingresada unos meses más. Cada noche se  me hacía más insoportable permanecer allí… No había noche que se respirara un ápice de tranquilidad. Gritos, gemidos, ingresos…

Por eso cuando me dijo mi marido que el Sábado se iba al zoo con el Dr Rovira, incluidas nuestras hijas y las las suyas, todos juntos… me alegré enormemente. Ya que, la mujer de Rovira y yo, no teníamos otra cosa mejor que hacer, solamente estar enfermas….

Oí voces detrás de la puerta, unos cuchicheos. Enseguida adiviné que se trataba del doctor y mi  marido. Y, mi curiosidad gatuno me hizo acercarme y poner mi oído detrás de la puerta. Y, como la curiosidad (así reza el dicho) mata al gato….más me hubiera valido que me hubiese quedado tiesa al escuchar lo que decían.

-Ana abre la puerta!!! 
No tenía ganas ni fuerza de volver al hospital y de ésta no me escapaba…

Abrí la puerta e instintivamente cogí la pistola guardada en el primer cajón del mueble recibidor. Allí enfrente tenía al doctor y a mi marido. Éstos, bajo el gran chorro de sangre que empezaba a formarse en el suelo, pudieron leer: “Amaros en la salud y en la enfermedad, hasta que la muerte os separe"


lunes, 17 de febrero de 2014

Mi Primer Relato: Abrí el buzón

Abrí el buzón. Dentro, una nota escrita a mano: NO TE MUEVAS
Mis manos, mis piernas, mi cara, todas las partes de mi cuerpo decían al unísono: no, no
no...Todo mi ser quedó paralizado como si de una catarsis se tratata.
Un alivio pasajero e instantáneo recorrió todo mi cuerpo al contemplar la inconfundible sonrisa y
la manera tan peculiar de vestir pero, no por ello carente de estilo de mi vecina.

Me dejé caer en mi cama con mis botas puestas, dejando caer las llaves de casa y, con la nota
clavada en mi mano sudada, temblorosa aún por el impacto de la nota. Ésta seguía clavada en
mi mano como si de un estigma se tratara. Una sentencia...un mal presagio...



¿Cuánto tiempo llevaría aquella nota en el buzón? Me acordé ligeramente de nuestra reciente
luna de miel, en la que Marcos y yo, como dos adolescentes buscábamos emociones tan
placenteras como dispares. Éste recuerdo consiguió anestesiar mis sentidos pero por poco
tiempo. Marcos no llegaría de trabajar hasta las 18h ¡Maldita sea! No podría resistir 6 horas más
con la sentencia martilleándome en la cabeza.

En mis treinta años, excepto los años vividos junto a Marcos, mi vida había distado mucho de lo
comunmente llamada felicidad. Huérfana de padre y madre, sin una base de estudios
sólida...¿Qué jugarreta del destino tenían preparada ésta vez? Había sabido lidiar con muchos
traspiés del destino, pero una pequeña nota había cambiado el transcurso de mi vida
nuevamente.

Llamo a Marcos, salta el contestador...¡Diablos! Y, la nota decía como una sentencia, como si
de un estigma se tratara: NO TE MUEVAS

lunes, 10 de febrero de 2014

Nos venden Sexo

El otro día estaba hablando con unos amigos de como invade en nuestras vidas la industria del sexo. Y claro, por supuesto, nos venden. 

Muchos de vosotr@s os habréis dado cuenta, tal vez no...Porque lo que no cabe duda es qué, actúan de una forma tan sutil e imperceptible que apenas nos damos cuenta y, hoy en día dado el ritmo frenético y vertiginoso es un gran caldo de cultivo.

Nos llueven a diario anuncios que incitan al sexo, y ¿diréis? ¡qué malo hay en el sexo! En el sexo nada por supuesto, al contrario... La cuestión es: ¿por qué sale un coche, un perfume, o cualquier otra cosa, y sale la típica pareja con ropa sexy o similar?


¿Por qué cada vez más hay más oferta-demanda del sexo?

¿Por qué en una serie de comedia que dura 60 minutos, 30 o más se pasan diciendo vamos a f...?

Y así, habría muchos por qués e interrogantes sin resolver.

Al igual podemos ver en tv noticias relacionadas con el negocio del sexo, y no hablo de la prostitución de adultos precisamente... Sin ir más lejos, no hace mucho me enteré y, fuimos muchos los ciudadanos consternados, de un empresario de un pub creo recordar, que para atraer clientes, al pedir una consumición o algo así, tenían la opción de acostarse con la camarera. ¡Increíble pero cierto! Y ¡ojo! era un pub normal y corriente, donde podemos ir tú y yo. A favor nuestro, que fué demandado y cerrado el local.

Pero...¿Qué intereses ocultos tiene la industria del sexo? ¿Por qué nos quieren vender sexo por todas partes? 

¿Tal vez nos quieren lavar momentáneamente el cerebro para que, no veamos la cruda realidad en la que vivimos?
Y cabe destacar (aunque eso ya sería otro tema) que cada vez más hay más gente adicta al sexo ¿Casualidad?

GRACIAS POR LEERME