jueves, 28 de junio de 2012

APRENDE A GESTIONAR TU ENFADO

Ira, rabia, impotencia, enfado...quien más quien menos se ha dejado llevar alguna vez por alguna de estas emociones con consecuencias, a menudo, no demasiado positivas. Un comentario malintencionado por parte de un compañero de trabajo, una contestación inadecuada de tu hijo, etc... son muchas las ocasiones en las que te sientes a punto de estallar.

PARA EVITAR ESTAS REACCIONES INADECUADAS.

-RESPIRA PROFUNDAMENTE. Dos o tres respiraciones profundas oxigenarán tu cuerpo y calmarán tu alterado corazón, relajándote al instante.

-PIENSA EN LA CAUSA DE TU ENFADO. Aprovecha esa pausa, no sólo para preguntarte por qué te enfadas, sino también para qué. ¿Qué consecuencias tendrá tu ataque de ira? ¿Servirá para solucionar el problema o, todo lo contrario, lo más probable es que lo complique todavía más?

-REPLANTEA LA ESTRATEGIA. Tras esta breve reflexión, es posible que hayas logrado calmarte y, en lugar de explotar en un estallido de rabia o realizando comentarios cínicos, expreses tu enfado de otra manera mas positiva. No se trata de reprimir tus sentimientos, sino de expresarlos de una forma no agresiva, no sólo por respeto a los demás, sino también a ti mismo/a.


3 comentarios:

  1. Un artículo realmente interesante que ofrece herramientas para potenciar nuestro autocontrol. Es curioso observar como las emociones que experimentamos determinan en gran parte nuestra conducta, con lo que aprender a gestionarlas de forma adecuada nos va a permitir adaptarnos mejor a cada situación. Enhorabuena por el blog, creo que la educación emocional es muy necesaria y por desgracia no en todas las familias y centros educativos se le otorga la importancia que merece.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Muchísimas gracias Mapes Grupo Prevención. Así es, las emociones determinan como tu bien dices, nuestra conduca, estados de ánimo etc... Y estoy totalmente de acuerdo, en las familias y en los centros educativos se le tenía que dar mucha más importancia de la que se da, ya que de la inteligencia emocional va a depender, al contrario de lo que se ha creído hasta ahora, nuestro éxito o satisfacción personal, mas allá del Coeficiente Intelectual. Un saludo

    ResponderEliminar